Diario de Entrenamiento: Thomas, Bikram Yoga

Bikram yoga se practica a 40 grados

Diario de Entrenamiento: Thomas - Bikram Yoga

Ésta ha sido una semana bastante interesante en cuanto a mis sesiones de entrenamiento, en gran parte porque he probado una nueva actividad por primera vez – una actividad de la cual no esperaba disfrutar demasiado pero que ya estoy deseando repetir: Bikram Yoga.

Para los que, como yo, no saben demasiado sobre yoga, debéis saber que hay muchas variedades distintas. Ayer leí un texto que decía que realmente hay casi el mismo número de variedades que  de profesores. Bikram Yoga es una variedad basada en una serie de 26 posturas, o asanas y dos ejercicios de respiración que estiran, tuercen, equilibrian y fortalecen el cuerpo, masajeando a la vez los órganos internos. Cada sesión dura exactamente 90 minutos. Lo curioso de Bikram Yoga es que se hace en una sala a 40 grados, con 40% de humedad. La razón es que el calor te proporciona más flexibilidad (ablandando los tejidos conectivos), mientras reduce el estrés y la tensión.

Mientras se debate sobre algunas de las teorías relacionadas con la disciplina, y sobre si es realmente seguro hacer ejercicio extremo con tanto calor, tengo que reconocer que disfruté mucho de la experiencia. Eso sí- sufrí un poco y me perdí un par de posturas por marearme pero me dicen que es totalmente normal entre los principiantes, y la verdad es que no me sorprende nada.

Al terminar la sesión sentí una sensación muy parecida a cuando termino una larga e intensa sesión de running, especialmente si he sudado mucho. Tenía escalofríos y la piel de gallina y sin duda estaba algo deshidratado (quizá más por la pérdida de sales de tanto sudar y no tanto por la falta de agua porque estuve bebiendo durante toda la sesión y mi orina no se puso especialmente amarilla). Además, tuve dificultades para controlar la temperatura de cuerpo durante más o menos una hora – tuve calor con una capa de ropa extra y frío sin ella. Además, hoy también tengo algunas agujetas. Sin duda trabajé zonas que no toco mucho durante mis sesiones habituales, sobre todo la parte media de la espalda y el cuello.

Entrenar regularmente puede llegar a resultar aburrido y probar algo nuevo ha suscitado de nuevo mi interés en el ejercicio. Mi primera sesión de Bikram Yoga fue una experiencia agradable y volveré a ir un par de veces esta semana (en parte para aprovechar la oferta de inicio). Tengo ganas de ver cómo avanzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Obten un 10% de descuento en tu primera compra

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies