5 causas y remedios para el dolor muscular

Las causas del dolor muscular pueden ser muy variadas. Desde malas prácticas deportivas hasta falta de nutrientes o enfermedades. Asimismo, el dolor muscular puede estar relacionado con tensiones, sobrecargas o lesiones. De este modo, es indispensable saber reconocer el motivo que causa el dolor y saber como combatirlo.

1. Tensión o estrés muscular

El dolor muscular producido por tensión o estrés se presenta cuando la carga o la tensión que resiste determinada zona del cuerpo es superada por diversas causas y, a la larga, puede llegar a producir lesiones o una inmovilización temporal o permanente de la zona afectada.

De esta forma, podemos ver que algunas de las causas más comunes del dolor muscular por estrés son:

  • Realizar un ejercicio incorrectamente
    • Si alguna vez te has paseado por la sala de fitness de tu gimnasio ya te habrás percatado que la mayoría de usuarios, por desconocimiento, suelen realizar ejercicios de forma perjudicial para el sistema muscular. Por desgracia, esto no solamente ocurre a los demás, muchas veces, nosotros mismos también realizamos ejercicios de forma incorrecta sin ser conscientes de ello. De esta forma, podemos acabar padeciendo tensión o estrés muscular.
  • Estrés laboral
    • Si te pasas una jornada laboral pegado al monitor de tu ordenador es fácil que acabes desarrollando una mala postura, lo que te conducirá directamente a sufrir tensión o estrés muscular. Esta es una causa común para el dolor muscular de espalda.
  • Empujar un objeto que sobrepasa nuestra fuerza
    • Acabas de realizar un esfuerzo fuera de lo normal. Has puesto tus músculos al límite lo que puede causar tensión y estrés muscular.
  • Lesión vieja
    • ¿Padeciste una lesión hace meses o incluso años? Es posible que al realizar entrenamientos cuya potencia recaiga en el músculo dañado se produzca un efecto de tensión o estrés muscular.
  • Mal uso del zapato
    • El tendón de la planta del pie es un gran desconocido excepto para aquellos que sufren de tensión muscular en esa zona. Si por motivos laborales debes pasar muchas horas de pie es indispensable que cuides tu calzado al detalle, ya que de otra forma puedes llegar a padecer dolor muscular por tensión o estrés.

Como hemos podido comprobar los dolores musculares por tensión o estrés suelen deberse a malos hábitos adquiridos. Para combatir este tipo de dolor muscular, lo primero que debemos hacer es identificar nuestros malos hábitos. ¿Utilizas las máquinas del gimnasio correctamente? ¿Cuál es tu postura en la oficina? ¿Tu calzado es el adecuado?

Una vez localizadas nuestras malas prácticas debemos educar a nuestro cuerpo para erradicarlas. Cuidar de una correcta postura corporal y cerciorarse del correcto desarrollo de los ejercicios de nuestro entrenamiento es clave.

Aun así, si ya es tarde y estas sufriendo de dolores por tensión y estrés, puedes realizar varios remedios naturales para aliviar el dolor.

  • Almohadillas térmicas o bolsas de hielo: Te ayudarán a relajar la zona afectada y a aliviar el dolor.
  • Masajear la zona afectada: Un buen masaje puede aliviar la contractura muscular. Para ello, puedes utilizar una crema de masaje muscular de Madform como el Doble Potencia, una crema desarrollada para ayudar a la recuperación muscular de forma intensiva. Se trata de una crema de acción frío-calor de fácil aplicación y rápida absorción.

2. Lesión en un músculo

Las lesiones en la musculatura se pueden producir por distintos motivos: contusiones, desgarros de fibras o tirones en el músculo.

Cuando se producen golpes directos sobre el músculo acaba apareciendo un moratón y, con el tiempo, se acaba pasando. De todas formas, para aliviar el dolor, puedes utilizar una crema fría de acción inmediata como Madfreeze.

También pueden producirse desgarros de fibras. Cuando esto ocurre el dolor muscular es intenso e insoportable. Para ello, recomendamos una crema como Doble Potencia, que aplicada sobre la zona afectada de manera habitual ayuda a la recuperación de la musculatura.

Seguramente, alguna vez, habrás sufrido algún tirón muscular. Es parecido a un calambre, pero es el musculo que se contrae a consecuencia de un movimiento corto e intenso. Muy habitual entre deportistas como tenistas o jugadores de bádminton. Para ello, puedes aplicarte un ligero masaje en la zona afectada con crema de recuperación muscular como la Sport Formula, una crema de frío-calor de fácil aplicación y rápida absorción.

3. Sobrecarga: usar demasiado el músculo o de forma muy exigente

Cuando de manera prolongada practicamos varias repeticiones de ejercicios que afectan a una zona muscular determinada se puede producir lo que denominamos sobreexcitación del músculo. Lo que es producido por la contracción involuntaria y continua de las fibras musculares.

Los músculos de las extremidades superiores, tanto del cuello como de hombros pueden verse afectados especialmente cuando se realizan ejercicios de fuerza, como pesas o fondos de bíceps y pectoral.

Sabemos que estamos padeciendo una sobrecarga muscular cuando sentimos dolor y pesadez en los músculos afectados. A veces, también podemos sentir molestias y dolores en las articulaciones, así como falta de movilidad.

Llegados a este punto es importante saber como actuar para evitar que el daño empeore y se produzca una lesión grabe.

  • Descansar: Parece obvio, pero no lo es cuando no puedes vivir sin entrenar. Debes mantener nuevas situaciones que puedan agravar la lesión. Si quieres seguir entrenando, intenta evitar ejercitar el grupo muscular afectado.
  • Calentar: Aplicar calor en la zona afectada 2 veces al día es indispensable para disminuir las molestias y la inflamación. Una manera práctica y cómoda de hacerlo es utilizando una crema de calor Madform como Cremy Gel. Se trata de una crema vasodilatadora que incrementa el flujo de la sangre en la zona donde esta se aplica y, aparte de calmar el dolor, ayuda activamente a la recuperación muscular.
  • Por otro lado, también puedes utilizar una crema antiinflamatoria como el Doble Potencia de Madform. Una crema muscular intensiva de acción frio-calor especialmente recomendada para el uso terapéutico.
  • Finalmente, recuerda de realizar ejercicios de relajación y estiramientos. Sobre todo, para el dolor de espalda.

4. Déficit de Hierro

El déficit de hierro es más común en mujeres que en hombres. Una mujer puede llegar a tener el hierro deficiente por muchas razones, que van desde una nutrición deficiente a hemorragias intestinales. Identificar la causa subyacente del hierro bajo determinará el curso de tratamiento más apropiado.

La mayoría de las causas de la deficiencia de hierro no son graves y se pueden tratar fácilmente. Con una diagnosis exacta, tu proveedor de atención médica puede dirigir por el camino correcto hacia la recuperación.

Las mujeres que sufren de menstruaciones más copiosas o prolongadas suelen experimentar deficiencias en hierro, el cual también se asocia al dolor muscular.

Para poner remedio a esta situación es necesario cubrir las carencias con una dieta adecuada o incluyendo suplementos de hierro en nuestra dieta habitual.

5. Déficit de vitamina D

Muchas veces el dolor muscular puede estar ligado a un nivel bajo de vitamina D. Cuando esto ocurre el dolor se dispersa por distintos puntos del cuerpo y no solamente en una zona muscular específica.

Las células de nuestro cuerpo requieren de vitamina D. Si nos encontramos en un nivel de déficit significa que nuestros músculos no pueden trabajar al máximo. Es por este motivo que se producto la hipersensibilidad que genera dolores y molestias.

La vitamina D, relacionada con el dolor muscular, puede obtenerse de tres maneras: A través de la piel, la dieta y suplementos.

El cuerpo produce vitamina D naturalmente después de exponerse a la luz del sol. Pero demasiada exposición al sol puede ocasionar envejecimiento de la piel y cáncer de piel, por lo que muchas personas buscan obtener su vitamina D de otras fuentes.

Recomendamos especialmente tomar el sol durante unos pocos minutos al día, pero de forma continuada. Por supuesto, en caso de practicar deporte al exterior, es importante utilizar una buena protección solar como la crema solar Madform, que ofrece protección de muy alta intensidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Obten un 10% de descuento en tu primera compra

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies