Día 10: Castillon de Larbouste a Esterri d’Aneu

Por:
|
Jul 29, 2011
|
|

De un lugar relativamente desconocido a otro: Castillon de Larbouste a Esterri d’Aneu.

Las cosas tuvieron un comienzo vacilante: Me desperté a nubes bajas y llovizna, el desayuno era el habitual (mejor en este caso por aprovechar algunos de los bollos sin tocar dejados por los otros clientes – no mi comportamiento normal, pero las situaciones desesperadas … ) se hablaba de los problemas con los osos alrededor del pueblo. No se han preocupado por ellos durante casi 60 años.

Esto fue seguido por una diferencia de opinión sobre la cuenta. Una vez resuelta baje a Bagneres de Luchon para comprar algunos alimentos . Hay un mercado cubierto con unos seis puestos de venta y aún menos clientes lamentablemente subutilizado y poco apreciado, al menos cuando yo estaba ahí. Una vez hecho que era el momento para partir.

Col du Portillon fue, según lo previsto, más corto que el Col de Peyresourde, pero parecía más pronunciada aunque puede haber simplemente sido las piernas cansadas quejandose. Mientras uno escala uno se familiariza con lo que está en las laterales de la carretera. Durante la mayor parte del viaje hasta aquí ha habido muchos pájaros y animales muertos, especialmente los erizos. Gran cantidad de erizos muertos. Sin embargo, en el Peyresourde fue insectos. En el Portillon, las babosas. El ascenso era casi en su totalidad por zonas arboladas: tal vez a las babosas les gustan los arboles.

La parte superior del Portillon, la frontera con España, fue una decepción sin ninguna indicación en el lado francés de que había llegado a parte de un pilar de piedra cubierta en graffiti proclamando «Francia». Ningún  café acogedor.

Empecé a bajar la colina: llueve, hace frío, los frenos comienzan a desvanecerse. Gran picnic (todo lo que compré en Luchon) por encima de Bossost y luego, gradualmente, cuesta arriba hasta Vielha. El camino sigue el río y me pareció extraño que fluía hacia la montaña que acababa de dejar.

Todo Vielha fue cerrado para el almuerzo, así que tomé una foto para mostrar un poco de interés, doblé a la izquierda y seguí. El camino seguía subiendo. La esperanza de encontrar un almuerzo tardío, cuando el picnic se desvaneció se vinieron abajo ya que los pocos pueblos en el camino parecían ser estaciones de esquí y cerrado por el verano. A pesar de la recesión, sin embargo, había un montón de de construcción en proceso.

Como yo confiaba que este era el camino correcto no hubo necesidad de mirar el mapa y por lo tanto ninguna advertencia de lo que me esperaba. Port de la Aiguabona? Tal vez había un canal, como en Francia, pero esto me pareció un poco alto. Las casas se quedaron atrás como estaban las personas, el tráfico, las babosas o el canto de los pájaros. Vuelta a la nube y la lluvia, que eran suficientes para justificar haber llevado ropa de lluvia, y todavía ninguna señal de la cima. Un dolor de cabeza comenzó. Finalmente, por supuesto, el camino niveló y allí estaba, con un par de curiosidades que se observaban cuando la nube se hizo menos densa por unos momentos. Particularmente interesante (para mí) era una gran máquina alemana de construcción de carreteras de mediados de los años 40. Había sido preservado como un monumento a «los hombres y las máquinas que construyeron esta carretera 1944 – 1962». Un período interesante de la historia catalana.

El nombre de «Puerto» no tiene, por supuesto, nada que ver con los canales. Esa fue una idea peculiar que apareció cuando no había mucho más en qué pensar. Parece implicar una puerta de entrada a las pistas de esquí , como en Portes du Soleil, en los Alpes.

Luego hacia abajo, rápido, pero no tan alarmante como el descenso desde Portillon. Llegué alrededor de Esterri 19:15 y escogí el primero hostal (Vall d’Aneu) que ví. Fue utilizado principalmente por personas que trabajan a nivel local – algunos de ellos habían sido en la carretera cuando pasaba – era barato con una cena catalán muy satisfactoria.

En casi 9 horas en la carretera de los cuales seis se pasaban en la silla, cubrí tan sólo 88 km, pero subí 2.980 metros, algo nuevo personal y es poco probable que se repita.

Así fue el jueves. El plan original era llegar a Luchon hoy y descansar. Ahora, aquí dos días antes de lo programado, existe la posibilidad de llegar a Barcelona este domingo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Obten un 10% de descuento en tu primera compra

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies