Las lesiones más habituales

Por:
|
Oct 23, 2019
|
|

La mayoría de las lesiones que se dan durante la práctica deportiva son perfectamente evitables. Piensa que entre sus causas más comunes están la falta de calentamiento, una mala técnica de ejecución y la realización de esfuerzos para los que nuestro cuerpo no está preparado. Todos ellos son factores fáciles de identificar y de prevenir. Así que el componente accidental, la mala suerte, no tiene tanto peso como a veces queremos creer.

Hablando en general, existen dos grandes tipos de lesiones: las agudas, originadas por un suceso traumático que vence la resistencia de los tejidos, y las crónicas, causadas por miles de repeticiones de un gesto o una acción que, con el tiempo, van afectando al tejido y produciendo microtraumatismos.

A qué tejidos pueden afectar las lesiones

Los músculos pueden sufrir daños de diversa condición y gravedad, como calambres, distensiones, contracturas o desgarros musculares. Pero sigue leyendo, porque nos ocuparemos de ellos en el punto siguiente.

Los tendones, por su parte, son los perjudicados por la clásica tendinitis. Se trata de una inflamación crónica del tejido causada, en muchos casos, por una sobrecarga o sobreesfuerzo a lo largo de cierto tiempo. Los tendones de Aquiles y rotuliano suelen pagar el pato cuando no medimos bien la duración y la intensidad de nuestros entrenamientos.

Las bandas fibrosas que mantienen la estabilidad de nuestras articulaciones son los ligamentos. Cuando los estiramos violenta y repentinamente podemos encontrarnos con un esguince, otro gran clásico de la práctica deportiva.

Aunque en menor medida, las lesiones también pueden afectar a los huesos (en forma de roturas totales o parciales) y a las articulaciones, que son un complejo sistema de ligamentos, tendones, cartílagos, bursas y membranas sinoviales. Cualquiera de esos elementos puede resultar dañado durante nuestra actividad física.

Lesiones musculares

Las lesiones deportivas más frecuentes

Detengámonos en algunas de las lesiones más comunes:

Calambres

Son espasmos, o contracciones musculares repentinas, que producen un dolor intenso y breve. A menudo están asociados a la falta de hidratación, aunque pueden deberse a otras causas.

Contracturas

También se trata de contracciones musculares dolorosas e involuntarias, pero a diferencia de los calambres se mantienen en el tiempo y provocan cierta limitación de movimientos. Su origen puede estar en alguna contusión o sobrecarga de trabajo, en una irrigación insuficiente del músculo o en el empleo de accesorios elásticos o vendajes muy ajustados.

Distensiones

Es una  lesión muscular que aparece cuando las fibras se estiran más de lo que pueden soportar. No llega a haber rotura, pero sí se experimenta un dolor de cierta intensidad que no impide la actividad normal. Con frecuencia, las distensiones se deben a la falta de calentamiento adecuado o a una flexibilidad insuficiente

Esguinces

Como ya hemos dicho, un gesto brusco y antinatural de nuestras articulaciones puede dañar los ligamentos que las estabilizan. Ese daño puede consistir en un sobreestiramiento, una rotura parcial de las fibras o una rotura total, lo que ha generado la clasificación en tres grados de la gravedad de un esguince. Los tobillos y los dedos de la mano suelen ser las partes más vulnerables a este tipo de lesión.

Desgarros musculares

Como ocurre con los esguinces, los desgarros son daños en las fibras clasificados en tres grados según su gravedad. La diferencia es que ahora se trata de los músculos y no de los ligamentos, pero sus categorías siguen un esquema idéntico: el grado 1 son las microrroturas; el 2, las roturas parciales; y el 3, las roturas totales.

Contracturas, esguinces, desgarros

Más vale prevenir…

Te decíamos al principio que las lesiones son evitables en un gran porcentaje, y que vale la pena mantener ciertos hábitos que contribuyan a su prevención. Así que haz siempre un buen calentamiento, mide bien las cargas que asumes e incrementa la intensidad del esfuerzo de forma progresiva.

Las cremas Madform Doble Potencia o Sport Formula también pueden resultarte muy útiles para prevenir distensiones, contracturas y esguinces, y, en su caso, acelerar su curación. Te ayudarán a reducir el deterioro muscular y la aparición de posibles traumatismos, y tus fibras se recuperarán con mayor facilidad y rapidez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Obten un 10% de descuento en tu primera compra

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies