Los ligamentos cruzados y laterales, la pesadilla de los deportistas

Por:
|
May 9, 2014
|
|

Una de las peores pesadillas para los deportistas son las lesiones en la rodilla.

fisio_rodilla-1

El portero del Barça, Victor Valdés, y el delantero del Madrid, Jesé Rodríguez, han sido protagonistas en las últimas semanas por una grave lesión: la rotura del ligamento cruzado. Normalmente es una lesión que se produce uno mismo, con un movimiento en el cuál se tuerce la rodilla. El tiempo de recuperación de estas lesiones no baja de los 6 meses y son duras y dolorosas.

¿Por qué es tan importante el ligamento cruzado? ¿Qué es? ¿Dónde está?

Nuestros amigos de Fisiofocus,  expertos en la realización de cursos en el ámbito de la fisioterapia, nos explican la diferencia entre los dos tipos de ligamento que encontramos en la rodilla: el cruzado y el lateral.

El cruzado está dividido en dos partes diferentes: el ligamento cruzado anterior y el posterior. El anterior inserta en la parte anterior de la tibia y se dirige hacia atrás y hacia arriba, hacia el borde posterointerno del cóndilo femoral externo. El posterior es más fuerte que el anterior, y es mucho más difícil que se rompa en una lesión deportiva. Éste inserta en la parte porterior de la cara superior de la tibia y se dirige al reborde anteroexterno del cóndilo femoral interno. La función del cruzado es de evitar que el fémur y la tibia se separen, manteniendo la articulación estable, pero permiten que la articulación se abra por los lados. También se tensan en la rotación interna de rodilla, por lo que limitan este movimiento.

De ligamentos laterales también encontramos dos: el externo se encuentra en la parte externa de la rodilla, y va desde la cabeza del peroné al epicóndilo externo. El interno se encuentra en la parte interna de la pierna, desde la parte superior de la tibia hasta el epicóndilo femoral interno. Su función es la de limitar la extensión de la rodilla. Se tensan en la rotación externa de rodilla, limitando este movimiento.

¡Toma nota! La mejor manera para evitar lesiones es tener una musculatura fuerte, un buen trabajo propioceptivo y utilizar cremas de calentamiento que te ayuden a preparar los músculos y las articulaciones antes de entrenar. Por último, utilizar cremas recuperadoras para aliviar la musculatura después del ejercicio.

El equipo de MADFORM

#NeverStop 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Obten un 10% de descuento en tu primera compra

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies