Cómo Evitar la Condromalacia Rotuliana | Con Miguel Ángel y Valentí Sanjuan

¡Hola hola MADFORMEROS! Ya volvemos a la carga con los sabios consejos de nuestros fenómenos Valentí Sanjuan y Miguel Ángel Domínguez. Esta semana nos toca un tema MUY pero que MUY solicitado: Cómo Evitar la Condromalacia Rotuliana. ¡Pues vamos al lío!

Hoy sí que vamos con un tema que parece que esté de "moda". Han dicho muchos los comentarios sobre este tema. Curiosamente, también es uno de los síntomas con los que vienen los pacientes a nuestro Centro de Terapias. Es por ello, que pensamos en hacer un post introductorio sobre la condromalacia rotuliana y cómo poder evitarla.

Antes de empezar con el tema, queremos poner un WARNING al asunto 😉 please, please, please, que no se nos tiren de los pelos las personas más técnicas con el post de hoy. Lo hemos intentado hacer lo más generalizado posible y entendible para todo el mundo.

Antes que nada, vamos a explicar y definir un poco qué es la condromalacia rotuliana y posteriormente comentaremos qué podemos hacer para mejorar.

¿Qué es la Condromalacia Rotuliana?

A rasgos generales, la condromalacia es una lesión que se produce en el cartílago que rodea los huesos. En este caso, el de la tibia y el fémur. La lesión se produce cuando hay un desgaste muy pronunciado de esta capa que recubre los huesos, debido al roce (como se indica en la foto). Dicha lesión se manifiesta con un fuerte dolor en la articulación de la rodilla y una limitación de movimiento.

Es importante mencionar que la mejor manera para poder tener un diagnóstico exacto y concreto de la lesión es mediante una resonancia magnética. En ella se puede ver el nivel o grado  de afectación.

Hablando de los niveles, no lo vamos a tocar muy a fondo, pero el "grado de lesión" viene determinado por el "grado" de erosión en dicho cartílago. Va del 1 hasta el 4, siendo 1 el menor (con menos erosión) al 4 (con mayor erosión).

¿Se puede recuperar?

Al tratarse de un desgaste articular y no regenerativo (por sí solo), es complicado de poderse recuperar. En algunas ocasiones, dependiendo de lo afectado que esté (del grado que sea), se termina operando por artroscopia, pero no garantiza una recuperación.

No se puede "curar" pero sí que se puede ganar calidad de vida. Antes de hablar sobre qué podemos hacer para mejorarla y evitar la condromalacia rotuliana, definamos de dónde puede venir esta lesión.

¿De dónde viene o cómo se puede producir?

Esta lesión resulta ser una lesión de "extremos". Es decir, puede ser causada por una actividad muy elevada, como pueden ser los deportistas , o por una falta de actividad total (el sedentarismo) en personas de avanzada edad.

Esto es debido, como hemos explicado más arriba, al desgaste de la "funda" que recubre los huesos. A los deportistas asiduos, les pasa por tener un constante roce en dichas zonas y por tener o el vasto interno o el vasto externo del cuádriceps menos desarrollado que el otro. Al pasar eso, la rótula "trabaja" mal y dicha fricción de huesos se acentúa y consiguientemente se puede llegar a producir la condromalacia rotuliana.

En el caso del sedentarismo con personas mayores, viene a ser lo mismo pero debido al no ejercitarse normalmente y al desgaste de esa capa por la edad.

Hay estudios que también comentan que los problemas de rodillas podrían venir debidos por mal funcionamiento de las vísceras. Sí sí parece un poco insólito pero varios estudios lo hablan.

¿Qué podemos hacer para mejorar la Condromalacia Rotuliana?

Ahora sí que sí. ¡Vamos a por ello! Como hemos dicho antes, la condromalacia rotuliana no es una lesión que podamos "reparar" pero sí que podemos mejorar nuestra calidad de vida.

Hay cuatro aspectos que debemos de tener en cuenta para ello y que debemos prestar atención para poder mejorar:

1- De dónde proviene el "problema"

Con esto lo que queremos decir es, porque se produce (sobre esfuerzo, sedentarismo o por desajustes genéticos) y de dónde viene (interno vs externo). Esto va a ser clave para poder mirar de mejorar. La mejor manera de poderlo saber (como hemos dicho antes) es a través de una resonancia magnética y una visita al médico especialista.

Él nos guiará para saber de donde proviene.

2- Trabajo muscular

Una vez que sepamos si la zona afectada es la zona interna o la zona externa del cartílago, podremos empezar con el trabajo duro de gimnasio 😉

Como hemos dicho antes, normalmente esta lesión viene dada por una asimetría de los vastos del cuádriceps, haciendo que la rótula "trabaje" mal. Lo primero que deberemos hacer es fortalecer y reforzar tanto los cuádriceps como los isquios, para así poder disminuir el dolor en esa zona y "liberar" un poco la rótula (te recomendamos que una vez tengas las pruebas médicas visites a un terapeuta especializado).

3- OJO con el deporte que practicas

Intenta hacer un deporte que sea menos lesivo y con menor impacto para así no "fastidiar" tanto la rodilla, como podría ser: natación, bicicleta, elíptica, etc. Cuanto menos impacto, mejor para tus rodillas.

4 – Cuida tu cuerpo

Para terminar y como siempre decimos, escucha a tu cuerpo que es MUY LISTO. Si haces algo que te duele, para porque seguramente no sea bueno para tu cuerpo.

Por otro lado, si tienes un poco de sobrepeso, piensa que esos "kilos de más" la rodilla lo nota; así que por poco que puedas mira de adecuar tu dieta y practica algo de ejercicio para poder ayudar a reducir tu peso corporal.

Pues esto a sido todo por hoy. Como hemos dicho al principio, por favor lo hemos hecho lo más general y global posible… No os enfadeis los más técnicos 😉

Para más info o si tienes alguna duda, puedes contactar con nosotros AQUÍ o deja tu comentario abajo.

Vídeo cedido por Entreno del Día

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Obten un 10% de descuento en tu primera compra

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies